Tecnología, ¿enemigo o aliado?

Regularmente, cuando se aborda un campo de investigación y se hace mención a la tecnología, se resaltan los beneficios que aporta su utilización y se ilustra con las actividades en las que se puede utilizar. Todo proceso productivo y en general, todas las actividades que hagan uso de la tecnología actual, tendrán algún grado de impacto en el medio ambiente. En algunos casos, el efecto puede ser nocivo a tal grado, que puede afectar gravemente la existencia de los seres vivos incluyendo a los humanos. Según algunos científicos, el actual modo de vida, puede estar causando cambios climatológicos y desastres naturales que arrasan incluso, con ciudades enteras.

No parece muy viable renunciar a todos los beneficios y comodidades que han puesto a nuestra disposición los avances tecnológicos, incluso renunciar a ellos, quizás, no sólo no mejore las cosas, sino que tal vez las empeore. Sin utilizar los conocimientos tecnológicos actuales, por ejemplo, no sería posible mantener alimentada a la población mundial actual. En el campo de la medicina, innumerables enfermedades estarían fuera de control, diezmando naciones.

No es razonable pensar entonces, en la tecnología y el desarrollo (bien entendido), como un ente vivo y maligno, que exige como sacrificio todos los recursos naturales, devorando con avidez las reservas futuras, transformando el ambiente en su aliado inclemente de destrucción. La tecnología es a lo más, una herramienta, nacida del conocimiento y experiencia humana. Como instrumento, por sí sola, no es culpable de la manera en que es utilizada, en todo caso la responsabilidad es de quien la manipula y está detrás de ella como actor, el ser humano. Si se piensa mejor, el uso indiscriminado de la tecnología, se puede asociar más a intereses económicos mezquinos, a la inconciencia, a la ignorancia y a la inexperiencia. Para enfrentar estos retos, el intelecto humano, la voluntad de actuar, la creatividad y el ingenio, son factores que permitirán guiar su manejo de una forma más efectiva y así, hallar nuevos caminos y soluciones.

Computación como aliada del ambiente

La computación como parte de la tecnología de punta en la actualidad, no escapa a producir impactos negativos en el ambiente. La generación de productos contaminantes en la fabricación, el desecho de equipos y materiales en lapsos cortos de tiempo y el aumento en el consumo de energía eléctrica, son algunos de los efectos nocivos en lo que respecta a las computadoras. Existe a nivel mundial la motivación para regular, evitar o reducir los procesos de manufactura nocivos, así como también la generación de productos más ecológicos, en el sentido de que los consumos de recursos sean mínimos y su utilización afecte, lo menos posible el ambiente y la salud.

Un componente importante en los sistemas de computación, es el factor humano. Todo usuario de computadoras puede colaborar en la protección del medio ambiente. Desarrollar hábitos de conservación, por ejemplo,

• Al mantener su equipo encendido sólo mientras esté trabajando y utilizando las funcionales de        los nuevos equipos para el ahorro de energía.

• Colaborar con los programas de recolección para reutilización de partes y consumibles vacíos,        que promueven algunas compañías fabricantes y distribuidoras, el reciclaje de papel, la        reutilización o donación de equipos para actividades adecuadas, son maneras especificas de        ayudar.

• Informarse, para promover, colaborar o participar en iniciativas organizacionales o comunales,        que trabajen en forma clara y sincera en procesos de reciclaje, reutilización y conservación        ambiental constituyen otras alternativas a tomar en cuenta.

Es el ciudadano común, cada individuo particular, quien a partir de tomar decisiones, compromisos y acciones efectivas, puede colaborar en la conservación del ambiente. A nivel personal es importante el interés en informarse y tomar conciencia del determinante papel de nuestras acciones. Tomar decisiones acordes a la conciencia ecológica, en situaciones como considerar en la adquisición de equipos y partes, el efecto sobre el ambiente en su manufactura y su uso. La computación puede complementar o modificar actividades humanas para desarrollarlas efectivamente, reduciendo el impacto que sobre el ambiente pueden causar. Sólo el ingenio y la creatividad humana puede decir hasta dónde llegar.


A %d blogueros les gusta esto: